REAGRUPACIÓN O TARJETA COMUNITARIAS

La Tarjeta de Familiar Comunitario es un permiso de residencia que ofrece muchas ventajas en comparación con las demás autorizaciones de residencia. Es este artículo vamos a analizar en profundidad todos sus requisitos y detalles.

Lo primero que hay que destacar es que podemos optar a esta tarjeta no sólo en el caso de que seamos familiares de un español, sino también en el caso de que seamos familiares de un comunitario no español que reside en España.

Lo segundo es que este procedimiento tiene 2 fases.

La primera es la llegada a España, que dependiendo del país de origen exigirá visado y que traigamos con nosotros una serie de documentos por si nos los requieren al entrar en España.

La segunda fase consiste en solicitar la Tarjeta Comunitaria una vez que ya nos encontremos en el territorio español, en el plazo de 3 meses desde la entrada. Sin embargo, si no has hecho todo esto y has entrado en España como turista, también podrás pedir esta tarjeta.

¿Quién puede solicitar la Tarjeta de Familiar Comunitario?

Cualquier persona que cumpla los siguientes requisitos:

  1. Que sea familiar de un ciudadano español o de un ciudadano de un Estado miembro de la UE o de un Estado Parte del Acuerdo Económico Europeo o Suiza,
  2. Que no tenga la nacionalidad de ninguno de esos estados (UE, EEE o Suiza)
  3. Que se reúna con él o lo acompañe.
  4. Que vaya a residir en España por un periodo superior a 3 meses (Ej: un colombiano cuya mujer es española, podría venir a España y pedir esta tarjeta si pretende residir más de 3 meses).

Lo habitual es que lo pidan los familiares no comunitarios de los ciudadanos españoles, pero también lo pueden pedir los familiares (no comunitarios) de un ciudadano de la UE que tenga su residencia en España (Ej: los familiares de un italiano que reside en España). En este caso el ciudadano de otro Estado de la UE tiene que cumplir una serie de requisitos que veremos más abajo.

¿Qué familiares pueden pedir la Tarjeta de Familiar Comunitario?

No todos los familiares pueden beneficiarse de este régimen. Vamos a ver quiénes tienen derecho:

1.El cónyuge, siempre que no haya declaración de nulidad del vínculo matrimonial, separación o divorcio.

2. Pareja de hecho.

2. A) Pareja de hecho registrada. Aquí hablamos de una pareja con relación análoga a la matrimonial e inscrita en un registro público de un Estado miembro que impida la posibilidad de dos registros simultáneos en dicho Estado.

En España la competencia sobre los registros de parejas de hecho la tienen atribuida las Comunidades Autónomas, por lo que hay que acudir a la legislación de cada una de ellas para conocer los requisitos exigidos para inscribir la pareja de hecho.

2. B) Pareja de hecho no inscrita. En este caso hablamos de la pareja con la que mantenga una relación estable debidamente probada. Para ello hay que acreditar un vínculo duradero.

¿Cómo se acredita el vínculo duradero? Se entiende que existe este vínculo cuando se puede acreditar una convivencia marital de un año continuado, salvo en el caso de que tengan hijos en común, en cuyo caso basta con probar la convivencia estable.

3. Descendientes directos (hijos). Estos descendientes pueden ser tanto los del comunitario como los de su cónyuge o pareja registrada (siempre que no haya nulidad, separación o divorcio).

También es importante la edad de los hijos. Los menores de 21 no deben acreditar nada, sin embargo, los que superen dicha edad deben probar que están a cargo de su familiar o que están incapacitados.

4. Ascendientes directos. Sucede lo mismo que en el caso anterior, se puede reagrupar tanto a los ascendientes del comunitario como a los de su del cónyuge o pareja registrada (siempre que no haya nulidad, separación o divorcio).

En este caso se exige siempre que vivan a su cargo, independientemente de la edad del ascendiente.

A diferencia de la reagrupación familiar en el Régimen General en la que el ascendiente debe ser mayor de 65 años, en el Régimen Comunitario no encontramos límite de edad siempre y cuando acreditemos que está a cargo.

5. Familia extensa. El Real Decreto que regula esta materia (240/2007), en su artículo 2. bis incluye una cláusula genérica, según la cual esta tarjeta la podrían pedir todos los familiares del nacional comunitario que puedan acreditar las siguientes circunstancias:

  1. Que, en el país de procedencia, estén a su cargo o vivan con él o
  2. que, por motivos graves de salud o de discapacidad, sea estrictamente necesario que el ciudadano de la Unión se haga cargo del cuidado personal del miembro de la familia.

El propio art.2.bis, en su apartado 4 establece que “las autoridades valorarán individualmente las circunstancias personales del solicitante y resolverán motivadamente teniendo en cuenta los siguientes criterios”. En el caso de familiares los criterios que se utilizan son el grado de dependencia financiera o física, el grado de parentesco con el ciudadano de la Unión y en su caso la gravedad de la discapacidad o enfermedad que hace necesario su cuidado personal o el tiempo de convivencia previo. La convivencia se entiende acreditada cuando se demuestre fehacientemente una convivencia continuada de 24 meses en el país de procedencia.

¿Qué documentos necesito para entrar en España con el objeto de pedir una Tarjeta Comunitaria?

Hay que diferenciar según pertenezcamos a un país que exija o no visado. Para saber esto tenemos que acudir al Reglamento (CE) 539/2001, de 15 de marzo, por el que se establece la lista de terceros países cuyos nacionales están sometidos a la obligación de visado para cruzar las fronteras exteriores y la lista de terceros países cuyos nacionales están exentos de esa obligación.

El Visado de Reagrupación comunitaria se solicita en la Oficina Consular española del país de origen, en ella nos dirán todos los documentos que debemos aportar para obtener el visado. Según el art 2.bis 2 debemos aportar:

  • Pasaporte válido y en vigor
  • Documentos acreditativos de la dependencia, del grado de parentesco y, en su caso, de la existencia de motivos graves de salud o de la discapacidad o de la convivencia. En el supuesto de pareja la prueba de la relación estable y el tiempo de convivencia.

Independientemente de que nos exijan visado o no, conviene cuando entremos a España traer una serie de documentos por si nos los piden en el control de fronteras, a los efectos de acreditar que venimos a España con el objeto de pedir una tarjeta comunitaria y evitar así una denegación de entrada.

Estos documentos son:

  • Acta de manifestaciones. Se trata de un documento hecho ante un Notario español por el ciudadano español o comunitario en el que manifiesta su consentimiento a que su familiar venga a España a residir con él.
  • Copia del Pasaporte, tanto el suyo como del comunitario.
  • Copia de empadronamiento del comunitario.
  • Cualquier documentación que acredite la existencia del vínculo y la dependencia económica en su caso.

¿Qué documentos debo presentar para solicitar la Tarjeta de Familiar Comunitario?

Los familiares que vengan a reunirse o acompañen al comunitario deben solicitar la “tarjeta de residencia de familiar de ciudadanos de la Unión” en el plazo de 3 meses desde su entrada en España para poder residir por un periodo superior a 3 meses.

Los documentos son los siguientes:

  1. Pasaporte válido y en vigor. Si está caducado, copia de este y de la solicitud de renovación.
  2. Documentación que acredite el vínculo familiar (Certificado de matrimonio, certificado de nacimiento, etc…).
  3. Empadronamiento conjunto.
  4. Certificado de Registro del familiar ciudadano comunitario (cuando el reagrupante no sea español) o D.N.I del ciudadano español.
  5. Documentación que acredite que se trata de un familiar “a cargo” (descendientes mayores de 21 años, ascendientes).
  6. En caso de pareja no registrada, documentación acreditativa de que constituyen una pareja estable que atestigua la existencia de un vínculo duradero, así como justificación del tiempo de convivencia marital o, en su caso, certificado de nacimiento de la descendencia en común.
  7. Si se trata de otro miembro de la familia (familia extensa), documentación acreditativa del parentesco y de la dependencia, o de que en el país de procedencia convivían con el ciudadano de la Unión, o de los motivos graves de salud o discapacidad.
  8. Tres fotografías recientes a color, con fondo blanco y tamaño carnet.

Aunque el Real Decreto no lo prevé, las Oficinas suelen exigir que aportemos el contrato o los medios de vida del ciudadano comunitario que nos reagrupa:

Si el reagrupante es trabajador por cuenta ajena puede aportar cualquiera de los siguientes documentos:

  • Declaración de contratación del empleador o certificado de empleo
  • Contrato de trabajo registrado en el Servicio Público de Empleo (SEPE)

Si el reagrupante es trabajador por cuenta propia:

  • Inscripción en el Censo de Actividades Económicas.
  • Justificación de su establecimiento mediante Inscripción en el Registro Mercantil.
  • Documento de alta o situación asimilada al alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social.

Si no ejerce actividad laboral en España:

  • Documentación que acredite disponer de seguro de enfermedad público o privado.
  • Documentación que acredite recursos suficientes para sí mismo y sus familiares durante el periodo de residencia (ej: títulos de propiedad, cheques certificados, cuentas bancarias, etc…).

Si es estudiante:

  • Matrícula del centro de estudios.
  • Documentación que acredite disponer de seguro de enfermedad público o privado.
  • Declaración responsable de que posee recursos suficientes para sí y los miembros de su familia durante el periodo de residencia.

Con la solicitud de la tarjeta se entrega un resguardo que sirve para acreditar la situación de estancia legal hasta la entrega de la tarjeta. La expedición de la tarjeta deberá realizarse en el plazo de 3 meses desde la solicitud y tendrá efectos retroactivos.

Su duración inicial es de 5 años o por el periodo previsto de residencia.

¿Pierdo la tarjeta de familiar de comunitario en caso de fallecimiento del reagrupante?

No, siempre y cuando hallas residido en España en calidad de familiar del comunitario con carácter previo al fallecimiento. No se establece un periodo de tiempo determinado por lo que, con acreditar la residencia previa al fallecimiento, se te seguirá aplicando el régimen comunitario.

En este caso, se debe comunicar el fallecimiento a la Oficina de Extranjería correspondiente.

¿Pierdo la tarjeta comunitaria en caso de salida de España del ciudadano de la Unión?

El art 9.3 del Real Decreto establece que la salida “no supondrá la pérdida del derecho de residencia de sus hijos ni del progenitor que tenga atribuida la custodia efectiva, con independencia de su nacionalidad siempre que dichos hijos residan en España y se encuentren matriculados en un centro de enseñanza para cursar estudios, ello hasta la finalización de éstos.”

Por tanto, mientras los hijos residan y sigan cursando estudios no pierden su residencia comunitaria en España.

¿Pierdo la tarjeta comunitaria en caso de divorcio, nulidad del matrimonio o cancelación de la inscripción como pareja de hecho?

Para conservar el derecho de residencia debe acreditarse uno de los siguientes supuestos:

  • Que el matrimonio ha durado 3 años hasta el inicio del procedimiento de divorcio y uno de esos años ha transcurrido en España.
  • Otorgamiento al excónyuge no comunitario (por mutuo acuerdo o por decisión judicial) de la custodia de los hijos del ciudadano comunitario.
  • Existencia de circunstancias especialmente difíciles como haber sido víctima de violencia de género o trata de seres humanos.
  • Resolución judicial o mutuo acuerdo que determine el derecho de visita, al menor, del excónyuge no comunitario, cuando el menor resida en España y la resolución se encuentre vigente.

Lo anterior tiene su origen en lo previsto en el considerando 15 de la Directiva 2004/38/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004, relativa al derecho de los ciudadanos de la Unión y de los miembros de sus familias a circular y residir libremente en el territorio de los Estados miembros, según el cual “conviene, por otro lado, ofrecer protección jurídica a los miembros de la familia en caso de fallecimiento del ciudadano de la Unión o de divorcio o anulación del matrimonio o de una unión de hecho registrada. Resulta pues necesario adoptar medidas que garanticen que, en tales supuestos, los miembros de la familia que residieran ya en el territorio del Estado miembro de acogida conserven su derecho de residencia, a título exclusivamente personal, con el debido respeto por la vida familiar y la dignidad humana y bajo ciertas condiciones para evitar abusos.”

¿Podré trabajar con la Tarjeta de Familiar Comunitario?

Efectivamente, esta tarjeta lleva apareja autorización para trabajar en las mismas condiciones que los españoles, ya sea por cuenta propia o por cuenta ajena. Se puede trabajar sin ninguna limitación de territorio y de actividad.

¿Qué requisitos debe cumplir un comunitario no español para residir en España (por tiempo superior a 3 meses)?

El ciudadano de la Unión u otro Estado parte del Espacio Económico Europeo o Suiza, debe cumplir una de las siguientes condiciones:

1. Ser trabajador por cuenta ajena o por cuenta propia en España, o

2. Disponer para sí y los miembros de su familia, de recursos económicos suficientes para no convertirse en una carga para la asistencia social de España durante su periodo de residencia.

También deberá aportar un seguro de enfermedad público o privado, contratado en España o en otro país, que proporcione cobertura en España durante su período de residencia equivalente a la proporcionada por el Sistema Nacional de Salud.

La valoración de la suficiencia de medios económicos se efectuará de manera individualizada y, en todo caso, teniendo en cuenta la situación personal y familiar del solicitante. Se considerará acreditación suficiente para el cumplimiento de este requisito la tenencia de recursos que sean superiores al importe que cada año fije la Ley de Presupuestos Generales del Estado para generar el derecho a recibir una prestación no contributiva.

3. O puede ser estudiante y estar matriculado en un centro público o privado reconocido o financiado por la administración educativa para cursar estudios o formación profesional, así como contar con un seguro de enfermedad público o privado contratado en España u otro país que proporcione cobertura completa en España, y declaración responsable de que posee recursos económicos suficientes para sí y los miembros de su familia para no convertirse en una carga para la asistencia social de España durante su periodo de residencia.

O ser familiar de un comunitario que cumpla con alguna de las condiciones anteriores.

En relación con el requisito de ser trabajador por cuenta ajena, es importante hacer una precisión. No perderá la condición de trabajador por cuenta ajena o propia la persona que se encuentre en alguno de los siguientes casos:

  • Sufre una Incapacidad Temporal derivada de enfermedad o accidente
  • Está en paro involuntario (debidamente acreditado) tras haber trabajado más de un año y se ha inscrito en el servicio de empleo para buscar trabajo.
  • El mismo supuesto anterior, pero habiendo trabajado menos de un año. En este caso se mantiene la condición de trabajador por tiempo no inferior a 6 meses.
  • Si sigue una formación profesional.

El ciudadano comunitario deberá solicitar personalmente en la Oficina de Extranjeros (o Comisaría de Policía) de la provincia donde pretenda fijar su residencia su inscripción en el Registro Central de Extranjeros en el plazo de 3 meses desde que entró en España. Los documentos que tiene que presentar son los del artículo 3.2 de la Orden PRE/1490/2012.

Por tanto, el comunitario que acredite estos requisitos podrá reagrupar a sus familiares no comunitarios.

La gran pregunta es, ¿los ciudadanos españoles también tienen que acreditar todos estos requisitos para reagrupar a sus familiares no comunitarios?

En principio no hay soporte legal para esto, ya que el art 7 del Real Decreto 240/2007 exige este requisito a los comunitarios no españoles, pero nada se dice de los españoles. Por lo tanto, en principio carece de cobertura jurídica denegar una “reagrupación comunitaria” en base a que el ciudadano español no trabaje ni acredite medios de vida suficientes.

En caso de denegación habría que recurrir.

¿Puedo perder la Tarjeta de Familiar comunitario si salgo de España?

Si. El art 14.3 del Real Decreto 240/2007 dispone que la vigencia de la tarjeta caducará por ausencias superiores a 6 meses en un año.

En el caso de que las ausencias se deban a el cumplimiento de obligaciones militares puede superar los 6 meses y en los casos de parto, postparto, enfermedad grave, estudios, formación profesional o traslados de carácter profesional las ausencias pueden superar los 6 meses pero no se pueden prolongar más de 12 meses consecutivos.

¿Qué es la Tarjeta Permanente?

Según el art. 10 del Real Decreto son titulares del derecho a residir con carácter permanente los ciudadanos comunitarios y los miembros de su familia no comunitarios que hayan residido en España por un periodo continuado de 5 años.

El art 10.2 prevé algunos supuestos en los que se puede obtener la residencia permanente antes de los 5 años (ej: trabajador por cuenta ajena que, en el momento de cese de la actividad tenga la edad prevista en España para acceder a la pensión de jubilación, etc…) 

Una duda que surge en la práctica es el supuesto en el que el familiar comunitario que nos reagrupó muere antes de adquirir la residencia permanente. En ese caso, ¿los familiares no comunitarios pueden solicitar la residencia permanente? La respuesta es SI, pero con condiciones. Deben acreditar una de las siguientes circunstancias:

  1. Que el titular del derecho a residir en territorio español hubiera residido, de forma continuada en España, en la fecha del fallecimiento durante, al menos, dos años.
  2.  Que el fallecimiento se haya debido a accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  3. Que el cónyuge supérstite fuera ciudadano español y hubiera perdido la nacionalidad española como consecuencia del matrimonio con el fallecido.

Hasta aquí el artículo de hoy. Esperamos haber aclarado vuestras dudas.

Por supuesto, si tienes cualquier duda o necesitas un asesoramiento más personalizado no dudes en contactar con nosotros y estaremos encantados de atender tu caso.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podríamos ayudarte?