¿POR QUÉ CONTRATAR UN ABOGADO DE EXTRANJERIA?

Esta es una pregunta muy habitual para todos aquellos que necesitan realizar algún trámite para regularizar su situación en España y vamos a tratar de contestarla.

Conocer las leyes de extranjería no es sencillo, ya que la regulación sobre esta materia es muy extensa. No solo tenemos la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, más conocida como Ley de Extranjería, sino que para desarrollar la misma se aprobó un Reglamento a través del Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, que consta nada más y nada menos que de 266 artículos.

A lo anterior hay que sumar las diferentes instrucciones de la Dirección General de Migraciones y las resoluciones de la Dirección General de los Registros y del Notaria, además de la jurisprudencia, es decir, las sentencias dictadas por los tribunales que resuelven como se debe interpretar la ley o el reglamento.

Teniendo en cuenta lo anterior, tener un conocimiento profundo del sector de la extranjería no es fácil.

¿En qué me beneficia contratar un abogado?

En primer lugar, existen multitud de procedimientos diferentes para poder estar de manera legal en España. No todas exigen los mismos requisitos y no todas son igual de fáciles de obtener. Así que la primera ventaja es que un abogado, tras escuchar con detalle tu situación, decidirá cual es el procedimiento que más te conviene teniendo en cuenta 2 cosas: tu situación actual y lo que quieres conseguir.

No es lo mismo el caso de una persona que quiere venir a España con la intención de obtener la nacionalidad en unos años, que aquella persona que simplemente quiere pasar un tiempo en España. Por tanto, el asesoramiento será muy distinto.

En segundo lugar, una vez elegido el procedimiento que mejor se adecua a tus necesidades, el abogado te ayudará a recopilar toda la documentación necesaria y no solo eso, se asegurará de que todos los documentos que se presentan cumplen con todas las exigencias legales, de cara a evitar requerimientos que dilaten el procedimiento o incluso una denegación.

En tercer lugar, y como consecuencia de lo anterior, se gana tiempo. Al hacer las cosas de forma correcta desde el principio ganamos tiempo. No es infrecuente que llegue al despacho alguien con la denegación de un permiso por no cumplir algún requisito. Esto nos obliga a empezar el procedimiento otra vez desde el principio, tiempo que hubiéramos ganado en el caso de haber contratado un abogado con experiencia.

Conclusión

 En resumen, contar con un profesional con experiencia en la materia supone una garantía y una tranquilidad para el cliente, que puede resolver todas las dudas que se le van planteando a lo largo del procedimiento.

Si necesitas hacer cualquier trámite y necesitas información puedes llamarnos, escribirnos o pedir cita para que nos veamos en el despacho y nos cuentes en qué podemos ayudarte.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podríamos ayudarte?